Inicio / Reflexiones Cristianas / Reflexiones cristianas: La Felicidad toca la puerta
Reflexiones cristianas: felicidad

Reflexiones cristianas: La Felicidad toca la puerta

Reflexiones cristianas: La Felicidad toca la puerta
5 (100%) 1 vote

Comenzamos estas reflexiones cristianas con una pregunta ¿Qué es la felicidad?

Reflexiones cristianas: Introducción sobre la felicidad

Reflexiones cristianas: felicidadPara la mayoría de nosotros, es cuando conquistamos algo esperado por mucho tiempo, o cuando alcanzamos cierta estabilidad aparente en relación a las finanzas, a nuestros hijos en el “camino correcto”, nuestra salud al día, nuestro cargo empresarial o nuestro ministerio de todos los “domingos”.

Lo que nunca paramos para considerar, pero si lo consideraremos en estas reflexiones cristianas es que esta felicidad es como un maratón, pero sin línea de llegada. Una búsqueda desesperada de vencer una corrida que no termina y a cada kilómetro recorrido vamos somatizando “peso” en nuestras piernas.

El modelo de felicidad propuesto por Cristo, y que queremos enseñarte en estas reflexiones cristianas, no quiere librarnos de las alegrías que la vida nos proporciona con diversas líneas de pensamiento cristiano a predican, ni tampoco querernos a una constante obsesión de no pasar por “necesidades” como alguna denominaciones intentan enseñar a todo costo, pero quiere mostrar que en la felicidad podemos estar alegres o estar tristes, los dos polos hacen parte de mí, ellos se complementan y me hacen ser quien soy. en el libro de Juan capítulo 16 versículo 33 Jesús dice: “Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.”, nuestro contentamiento debe estar en esa realidad, voy a pasar por constantes luchas, pero pertenezco a aquel que venció a este mundo, entonces sea en la alegría o en la adversidad, en la felicidad está simplemente en cristo.

Reflexiones cristianas: Cuando Miramos a Jesús

Cuando miramos a Jesús entendemos que Su relación con el sufrimiento está ligado a la intimidad con el Padre, cuando leemos a respeto de los momentos de mayor angustia y de dolor vivido por Cristo, vemos también, Su dependencia al Padre, mostrando que cuando más entiendo y percibo esta relación, más me vuelvo maduro, entonces la madurez revelada en Cristo es diferente a la lógica humana que busca la independencia a medida que va creciendo, como por ejemplo un hijo que siente la necesidad de tener su espacio, y hacer sus voluntades sin que nadie lo incomode o reprenda por sus elecciones, quiere andar por sus propias piernas, mostrar que es fuerte solo.

 Cuando más entiendo y vivencio la espiritualidad en la vida en Cristo y este relacionamiento me da libre acceso a Dios, pero dependo de Él y más debo reconocer mi incapacidad .

Pablo es uno de los mayores ejemplos de esta conciencia, a lo largo de su vida reconoce su limitación asumiendo total responsabilidad por sus pecados y afirmando ser el mayor de todos los pecadores (1 Timoteo 1:15). A medida que vamos sumergiéndonos en el evangelio, nuestros monstruos y temores van quedando en evidencia, evidentes y claros para los más ciegos de todos los hombres, nosotros mismos.

Clave
Es necesario que pasemos por las aflicciones, que enfrentemos el desierto, solamente así encontramos el camino de la sinceridad de corazón, preparando para las batallas que están por venir. Cristo fue llevado al desierto por el propio Espíritu para la preparación al ministerio que seguiría.

Reflexiones cristianas: Conclusión

Quiero terminar estas reflexiones cristianas con un testimonio que cierta vez escuche de un querido pastor que fue violado sexualmente en su infancia, lo siguiente es el testimonio narrado:

 “En un día de esos, abrace a un chico, que se mostraba retraído, con una mirada perdida y lleno de desconfianza, percibí que había algo extraño. Yendo más a profundidad descubrí que el niño, así como yo, también había sido abusado sexualmente y por primera vez en la vida, glorifique a Dios por el abuso que sufrí cuando fui pequeño, porque sabía exactamente como ayudarlo, sabía lo que se pasaba en su mente y fui instrumento de Dios para su cura”.

Cristianismopen

Volvamos a Jesús. Solo él puede darnos paz.

Esta ilustración verídica nos muestra que nuestra vida, a rigor, pertenece al Señor, por tanto, El mismo nos enseña y nos moldea según su propia voluntad y plan.

Hoy entenderé en estas reflexiones cristianas que nuestra felicidad debe estar exactamente ahí. Independientemente de las alegrías o tristezas, pertenezco a Dios y Él es mi plena alegría, dependo de él, queremos ser encontrados en Él y consecuentemente recibir, esa tal Felicidad que toca a la puerta.

Acerca Alejandro Maisonnat

Deseamos ser aquella persona que Dios imagino cuando nos creó. Te invitamos a participar del proyecto. Dios te bendiga, aventurero!

Primer Comentario

  1. Hola, me encantan este tipo de reflexiones. Siempre las busco y no son fáciles de encontrar con tanta claridad. Muchas gracias por dejar de plano ciertos temas que a veces se complican entender.

    Te saludo desde Argentina y quedo atento a los demás artículos. Un abrazo.